Femicidio de Agustina: Qué pasa si no se aportan registros fílmicos a la Justicia

Qué pasa si no se aportan registros fílmicos a la Justicia. Tras la controvertida sanción que sufrió el empleado de una estación de servicio que colaboró con la familia de Agustina Imvinkelried, el Ministerio Público de la Acusación brindó explicaciones

El viernes pasado, PLAY TELEVISIÓN dió a conocer la insólita medida que tomaron los responsables de la estación de servicio Shell ubicada sobre Ruta 6 en nuestra ciudad, con un empleado que colaboró en la búsqueda de Agustina. De inmediado, el hecho provocó un repudio absoluto en nuestra ciudad y trascendió a los medios nacionales. Tras la polémica, el Ministerio Público de la Acusación informó qué tipo de obligaciones tienen las personas o entidades en momentos en que la Justicia o policía investiga un caso.

Leer más: Fue suspendido por colaborar en la búsqueda de Agustina Imvinkelried

Mediante un comunicado oficial, la Fiscalía Regional Nº 1 explicó que “los ciudadanos y/o personas jurídicas que posean registros fílmicos de cámaras de seguridad, tienen la obligación de entregarlos ante el requerimiento formulado por un fiscal o personal policial actuando por delegación de aquel en la investigación de un delito (Art. 4 Ley 13.013)”.

“Ante cualquier demora, reticencia o negativa a entregarlos, se iniciará una causa penal por el delito de encubrimiento (Art. 277 del Código Penal) contra los responsables, sin perjuicio de las acciones civiles que pudieran promover los damnificados”, agrega.

El comunicado fue en base a que el viernes pasado se conoció que Ezequiel Schaab, el joven que trabaja en la estación de servicio Shell de Ruta 6, fue sancionado por los propietarios. Se lo suspendió durante cinco días, sin goce de sueldo, por haber mostrado y aportado los registros fílmicos que permitieron ver a Agustina tras la salida del boliche Teos, en momentos en que era intensamente buscada.

La medida adoptada de parte de la empresa contra el trabajador despertó una profunda indignación y bronca en la ciudad. Como consecuencia, se inició, en las redes sociales una campaña en contra de la estación de servicio bajo el nombre “Yo no te compro”. Mirá el relato de Ezequiel:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *