Fin de una era: Magavideo cierra sus puertas

En épocas de Netflix, torrents y demás ofertas legales y no tanto, podríamos decir que el cierre del gran videoclub era inevitable; pero no por eso es menos sorpresivo.

Con la masificación de la banda ancha y la fácil descarga y copia de películas y series, los populares videoclubs que marcaron culturalmente toda la década pasada, fueron cerrando sus puertas. Sin embargo, Megavideo seguía abierta al público, y fiel a su estilo.

Hoy, luego de 31 años de existencia, anuncia el cierre. Play Televisión dialogó con Ana Estrubia sobre esta decisión: “Comenzamos en 1985, con los primeros cassetes y los ubicamos en el negocio de fotografías de Néstor. Era el inicio de esta novedad, de poder ver películas dentro del hogar; ya no era necesario todo el proceso de prepararse para ir a ver una película, sino que podías verla en la comodidad de tu hogar, con quien vos querías”, comenzó relatando.

“Durante unos 5 años no hubo otro videoclub en Esperanza. El nuestro se llamaba Esperanza Video Club y surtía las necesidades de la ciudad, y eran muy pocos los que tenían videocaseteras. En diez años, en 1995, mi marido vio la posibilidad de ampliar para poder competir y continuar; adquirimos este local y abrimos Megavideo”, recordó Ana.

Luego, aseguró que “es una historia feliz para nosotros.  Tener la posibilitad de ofrecer una película era una satisfacción. Nosotros tenemos un dolor en el alma con respecto a aquellos clientes que domingo a domingo vienen y te dicen ‘¿qué tenés para mí?‘; pero este grupo de gente no es un caudal importante para sostener esta estructura”.

“Todos sabemos que para cubrir gastos se necesita una buena cantidad de gente. Yo agradezco a todos los que pasaron por acá, a todos los que siguen viviendo. Cuando les cuento que estoy vendiendo las películas, veo la cara de enojo, de tristeza, hubo gente que se enojó, y hasta hubo gente que lloró”, confesó.

Finalmente, Ana explicó que esta “es otra etapa, nada es eterno y este era un rubro que duraba un tiempo. Nosotros estamos contentos, es una etapa feliz de nuestra historia, de nuestra vida; criamos chicos acá dentro, vinieron amigos a tomar mates, siempre tuvimos empleados colaboradores y con la camiseta puesta”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *