Grooming: El impactante video que muestra los peligros de la web para los adolescentes

Las nuevas tecnologías y en especial las redes sociales han revolucionado el mundo de la comunicación. Mayores y menores de edad sustentan nuevas relaciones a través de plataformas digitales como Facebook donde intercambian contenidos de todo tipo, que presenta un particular peligro para los chicos y adolescentes: el delito de grooming.

Esta semana, una niña de apenas doce años fue encontrada muerta, luego de que un hombre de 26 años que conoció a través de Facebook confesa haberla matada y señala el lugar donde había dejado su cuerpo. El hecho, reabrió nuevamente el debate sobre el uso que los menores tienen de las redes sociales y el peligro real que representan.

La palabra “grooming” es un vocablo de habla inglesa y se vincula al verbo “groom”, que alude a conductas de “acercamiento o preparación para un fin determinado”.

El grooming comprende todas aquellas conductas ejecutadas “on line” por pedófilos (los groomers) para ganar la confianza de menores o adolescentes mediante la utilización de una identidad usurpada, fingiendo “buena onda”, empatía, identidad de intereses o contención emocional con la finalidad de concretar un abuso sexual.

Estos individuos utilizan los chats y las redes sociales como vehículos para tomar contacto con sus víctimas. Generalmente crean una identidad falsa (puede ser la de “un famoso”) en Facebook o Twitter utilizando su imagen, y desde ese lugar toman contacto con el menor para emprender el camino del engaño que finaliza con una violación o abuso sexual.

En otros casos, el pedófilo se hace pasar por otro adolescente y mediante mecanismos de seducción busca el intercambio de imágenes comprometedoras de contenido sexual, que luego son utilizadas para extorsionar a las víctimas con la amenaza de su exhibición a familiares o amigos.

En todos los casos, el objetivo de estas acciones es uno solo: mantener un encuentro real con el menor o adolescente para abusar sexualmente del mismo.

El grooming es moneda corriente en la actualidad y cobra a diario víctimas que guardan un promedio de edad que comprende de 10 a 17 años. Los padres y las instituciones educativas deben tomar conciencia de esta modalidad delictiva que tiene particular cuna en las redes sociales, las que decididamente no constituyen una moda pasajera: han venido para quedarse.

El primer caso de repercusión en la Argentina data del año 2010, cuando un joven de 26 años fue detenido en el barrio de Floresta acusado de haber seducido a una chica de 14 años a través de Facebook y haberla violado. El abusador se había hecho pasar por un joven estudiante aficionado a la cocina internacional. Pero los casos se replican.

El siguiente video se grabó en Chile y es uno de los tantos que muestra de manera breve y explícita cómo funciona este mecanismo y el peligro real que representa para niños y adolescentes de cualquier lugar del mundo:

Fuente: La Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *