Heroico rescate de Bomberos en el río Salado

Bomberos de Santo Tomé le salvaron la vida a un joven de 19 años que se había arrojado al río desde lo más alto del Puente Carretero.

Un joven de 19 años que era víctima de una crisis emocional se arrojó anoche a las frías aguas del río Salado, pero afortunadamente pudo ser rescatado por bomberos que arriesgaron sus vidas para ponerlo a salvo. “Eran aproximadamente las 21.16, cuando recibimos la llamada de la Central de Emergencias 911 para pedir ayuda. Nos avisaron que un muchacho estaba en la parte más alta del primer arco del Puente Carretero y que amenazaba con saltar”.

“Rápidamente salimos para allá, sin la sirena porque no queríamos asustarlo, pero en el camino nos avisaron por radio que se había tirado y entonces la encendimos”, recordó este mediodía el comisario Mario Espósito, del destacamento santotomesino de la Agrupación de Bomberos Zapadores.

“Bajamos a la playa por unas escaleras y corrimos por el terreno barroso hasta que el subinspector César Josviack (parte de la dotación) se arrojó al río”, agregó.

Poniendo en riesgo su propia vida, después de unos minutos de luchar contra la correntada y el frío, este uniformado logró llegar hasta el joven. “Estaba como a 250 metros del puente ya. El chico estaba exhausto y por momentos “se quería rendir”.

Sin pelear contra la corriente, el rescatista fue arrastrando al muchacho con dirección a la costa; y cuando ya la fatiga también lo estaba dominando, Espósito fue en su apoyo.

“Entre los dos, lo llevamos cerca de la orilla, donde nuestros compañeros nos arrojaron una cuerda. Una vez en tierra firme, lo abrigamos, para prevenir la hipotermia. Una ambulancia del Samco local lo llevó hasta el hospital Cullen, donde se está recuperando. Fue un operativo muy riesgoso, pero afortunadamente salió todo bien”, manifestó Josviack.

Fuente: El Litoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *