Impenetrable: “Están totalmente lastimados, siguen sobreviviendo sin mejorar nunca”

Están totalmente lastimados, siguen sobreviviendo sin mejorar nunca“. Así definió la situación Hernán Escudero, tras regresar de una nueva Misión al Impenetrable chaqueño. La falta de alimento y de agua nunca dejan de asombrar

Hernán Escudero y Guillermo Walker son dos de los voluntarios que viajaron, junto a Juan Escudero, al Impenetrable chaqueño en una nueva misión. Al volver, dialogaron con Leo Vernazza en Enfoques, sobre la terrible realidad que encontraron en el norte del país.

Al llegar, el equipo se encontró con una lluvia torrencial. “Tuvimos que esperar 24 horas para poder salir esa noche. La gente llenó todo con agua”, comenzó contando Hernán. Y es que, a diferencia de casi todo lo que conocemos, en el monte chaqueño no existen ninguno de los servicios indispensables para la vida.

Están cada vez peor, ¿cómo puede ser que haga 12 años que estoy yendo y no haya nada que mejore. El criollo está totalmente lastimado, siguen sobreviviendo sin mejorar nunca, dijo

Por su parte, Guillermo aseguró que “es muy duro ver cómo vive esa gente y que el agua sea el recurso más importante y acá no se valora. Allá no hay. La lluvia a nosotros nos atrasaba y para ellos es un bendición. El agua es lo mínimo y ni eso tienen“, lamentó.

“Me pasó algo que me costó entender: yo iba a tratar de administrar la medicación en lo que podía y cuando intentaba explicarles, se daban vuelta y miraban permanentemente la comida. Es la desesperación que tienen. Entonces organizamos que primero bajábamos la comida y después iba yo con los medicamentos. Me chocó la necesidad y el hambre que hay”, añadió.

“Siempre hay más necesidad y es triste ver la falta de agua. Se ahogan con el agua fresca y nos preguntaban si no teníamos más”, añadió Hernán.

En cuanto a la situación sanitaria, Guillermo dijo que es alarmante. “Los dispensarios son de terror, pero estoy contento porque pudimos armar bastante y le explicamos a las enfermeras que son las que están en contacto con los pacientes. Están vacíos, y armamos unos bolsones para dejarlos abastecidos”.

“Los chicos se desesperar por los dulces. Jugaban en el barro porque había llovido, pero se secó todo. Había quedado ese charquito, ellos se metían ahí y se iban a la sombra porque eso los refrescaba. Ese día hacia 45ºC de temperatura y más de 50º de térmica”, comentaron. Mirá la entrevista y todas las imágenes que se registraron en el monte chaqueño:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *