Inseguridad: Fuertes reclamos durante la tensa reunión en la Municipalidad

El sábado pasado, un conocido delincuente juvenil de la ciudad robó y golpeó brutalmente a un remisero. La Policía lo detuvo y continúa arrestado. Fue la gota que rebalsó el vaso para una comunidad que está cansada de los robos que se suceden en la ciudad. Todas las voces se alzan contra la fiscal Clelia Trossero, responsable del destino del joven.

Remiseros y vecinos se congregaron frente al Ministerio Público de la Acusación pero no fueron atendidos por Clelia Trossero. El Jefe de la Unidad Regional XI los escuchó y explicó que la policía realiza su trabajo de detenerlo y ponerlo a disposición de los magistrados; quienes finalmente deciden sobre su reclusión o libertad.

Aunque no esperan que la fiscal los atendiera, la falta de respuesta provocó la indignación de los manifestantes: “Hoy en Esperanza no puede estar pasando esto; es gente conocida, que fueron detenidos varias veces. Al día siguiente de este hecho también quisieron robar a otro remisero, de otra empresa… alguien tiene que tomar medidas concretas”, exigieron los remiseros.

“Nosotros tenemos código se seguridad y un montón de cosas que nos ayudan pero es difícil trabajar así. Diego tiene fisura de pómulo y de mandíbula, está bastante complicado. La idea es poder hablar con alguien y que se haga justicia. No es solamente por los remiseros, porque nos está pasando a todos, hay muchos robos“, explicaron.

“Nos dicen que mañana viene el Ministro Pullaro, esperamos que nos atienda. Si tenemos que venir todos los días, lo hacemos pero queremos que alguien nos atienda. Deja mucho que desear la fiscal, es una vergüenza”, aseguraban otros.

La fiscal se esconde porque es una criminal, no podemos pensar otra cosa, ella nos representa y tendría que estar presente. A Diego lo pudieron haber matado y lamentablemente está muy mal el chico; lloraba, sangraba y estaba muy shockeado”, aseguró una mujer que trabaja en una remisería de la ciudad. “Nosotros siempre trabajamos en La Orilla y nunca tuvimos problemas; ahora da un poquito de miedo. Esa noche no pudimos seguir trabajando porque Diego estaba muy mal y tenemos que ver las secuelas que le van a quedar, lo pudieron haber matado”, reiteró con enojo.

En la Municipalidad

Luego de esperar en vano a la fiscal, los manifestantes se dirigieron hacia la Municipalidad de Esperanza, donde fueron recibidos por la intendenta Ana Meiners, el Secretario de Gobierno, Alfonso Gómez y la Subsecretaria de Promoción Social, Romina Toledo, quien explicó que “la misma familia del chico está preocupada; hay una realidad y es que este joven tiene suficiente causas como para que lo encierren, pero nosotros llegamos hasta acá”.

Mientras trataba de explicar la situación del delincuente, Toledo fue interrumpida por los manifestantes, que sin formalidades, pedían que “dejen de hacer pavadas y actúen. El tema se ha desbordado, todos los ciudadanos arriesgamos la vida por un grupo de delincuentes que todos conocen y todos saben cómo se manejan”.

Ante eso, Alfonso Gómez retomó la palabra y entre los gritos de los presentes, aseguró que “nosotros tenemos la misma preocupación, pero tenemos herramientas limitadas para accionar. En este contexto hay que entender quienes tienen capacidad de actuación y responsabilidad ante este flagelo. Nosotros podemos acompañar las medidas, tenemos 60 cámaras de seguridad, queremos llevarlas a 120, y ponemos todo a disposición de la Justicia, pero no podemos decirle a la fiscal que encierre a nadie. Ella responde al Ministerio Público de la Acusación”.

“Y con tantas herramientas un pibe de 19 años vuelve loca a toda la ciudad”, fue la respuesta de uno de los presentes.

Mientras la discusión se tensaba dentro de la Municipalidad, afuera, otros vecinos continuaban exigiendo medidas que garanticen la seguridad de todos los esperancinos. “Estamos cansados de toda la inseguridad y de que nadie se ocupe, no puede ser que 20 loquitos hagan lo que quieran. estamos expuestos a cualquier cosa que nos pueda pasar; ojalá se cierre toda la ciudad y estemos todos acá manifestándose”, pidió una vecina que cerró su negocio para participar de la marcha.

“Están pasando muchas cosas en Esperanza, con mucha violencia y todos tendríamos que estar presentes haciéndole el aguante a los remiseros para que esto no le pase a nadie más. La fiscal no hace nada, no pasa nada, porque son menores y si son mayores son delitos menores. Es un grupito que está pudriendo la ciudad y nadie hace nada. Hay que moverse, tenemos que hacer algo”, concluyó otra vecina que se encontraba en el lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *