Interminables colas en los cajeros de la ciudad

Todo esperancino sabe que hay momentos de la semana en que es mejor, si se puede, evitar ir al cajero. La cantidad de gente y la inhabilitación de algunas máquinas, provocan que muchos vecinos deban esperar durante muchos minutos, a la intemperie, para poder retirar su dinero.

Las interminables colas en los cajeros de la ciudad son una postal que se repite todos los fines de semana en nuestra ciudad, e incluso, durante la semana en determinados horarios. Los esperancinos debemos esperar muchos minutos, bajo la lluvia, ante un sol abrazador o en pleno invierno, para obtener dinero de nuestra propiedad, y
no de la entidad bancaria.

Sin dudas, los jubilados son los que más sufren este destrato. “Se complica los fines de semana porque no hay dinero y hay que andar buscando. Hay gente grande y hace mucho frío, el lugar no es apropiado para esperar”, aseguró un vecino mientras esperaba su turno en un banco local.

Otra persona aseguró que obtener dinero de un cajero “es un peregrinar, porque hay que estar una o dos horas para poder tener plata el fin de semana”, mientras que un tercero agregó que “la mayoría de las veces no hay dinero y puede haber más de treinta o cuarenta personas esperando”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *