Avanza la Ley Justina, que busca convertir a todos en donantes de órganos

Ya tiene media sanción la Ley Justina, que busca convertir a todos en donantes. El Senado aprobó una reforma que modifica la Ley de Trasplante de órganos para que todos los ciudadanos mayores de 18 años sean automáticamente donantes, salvo que hubieran expresado lo contrario. El esperancino Alberto Balangione, trasplantado del corazón, habló de la importancia de este avance.

La reforma, que fue bautizada en honor a Justina Lo Cane, una chica de 12 años que murió a la espera de un trasplante de corazón en noviembre pasado, pasó ahora a Diputados.

Actualmente, el 25% o 35% de las personas que esperan un trasplante mueren sin lograrlo y, solo el 10% de quienes están en lista de espera, se trasplantan al año

El senador Juan Carlos Marino, de Cambiemos, que presentó el proyecto, dijo que “esta es una ley que va a dar un cambio de paradigma”, porque “Argentina se va a convertir en un país líder en América en lo que tiene que ver con la donación de órganos”.

“Esto nace desde el dolor más profundo, que es perder una hija. Ella nos dejó una enseñanza, previendo el final, cuando le dijo a su papá ‘hagan lo que puedan por los demás’. Los padres no se encerraron en el dolor y el luto, lo transformaron en esperanza, en solidaridad”, agregó.

El proyecto de ley, impulsado por los padres de Justina, señala que “podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos a toda persona capaz mayor de 18 años que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos”.

“Actualmente, el 25% o 35% de las personas que esperan un trasplante mueren sin lograrlo y, solo el 10% de quienes están en lista de espera, se trasplantan al año”, detalló Ezequiel Lo Cane, papá de Justina. “En nuestro país la donación no alcanza a cubrir las necesidades de las más de 11.000 personas en lista de espera para un órgano o tejidos”, agregó.

Por acuerdo de todas las bancadas, la sesión de hoy comenzó con el tratamiento de la Ley Justina. Luego comenzó a debatirse la sanción del proyecto de ley que limita a la variación salarial y retrotrae a los valores de noviembre del año pasado las tarifas de los servicios públicos.

No tiene que ser un tema tabú porque esté relacionado a la muerte, sino todo lo contrario porque está relacionado a la vida

No más tabúes

Alberto Balangione es esperancino y recibió un trasplante de corazón y celebró el avance de esta ley. “Cualquier medida que salga a favor de la donación de órganos es positiva. La ley Justina refuerza una ley que ya estaba que dice que todos somos presuntos donantes”. Esto, dijo, pone en tapete la charla en la familia donde esto se tiene que tocar, no tiene que ser un tema tabú porque esté relacionado a la muerte, sino todo lo contrario porque está relacionado a la vida”.

“Está bueno charlar sobre lo que es un transplante y la donación de órganos, principalmente primero para concientizarse y perder los mitos que hay. Es por ignorancia porque uno no conoce la perfección del sistema. Dejar los órganos acá es dejar vida, no te los llevas al cielo”, destacó.

“Nadie dona estando vivo, lo único que deja es consentimiento. Lo que hace la ley Justina es lo contrario, uno tendría que explicar que no es donante. Le da marco legal a los médicos para poder abordar al presunto donante, es un protocolo. No es la palabra de un médico, no es uno solo, es un equipo el que hace la evaluación que consta de un montón de pasos. Cuando se da todo esto es cuando la persona se convierte en posible donante y se encara a la familia, que es la parte más dolosa porque es hablar del tema con alguien que ha perdido a un ser querido”.

“Dejemos eso en claro de antemano para que no esté la necesidad de abordar el tema en ese momento y que la persona que despide a un ser querido esté feliz porque esa persona que parte dio vida antes de morir”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *