Lifschitz presentó una propuesta para cobrar la deuda que la Nación tiene con Santa Fe

Lifschitz presentó una propuesta para cobrar la deuda que la Nación tiene con la provincia. Según el gobierno provincial asciende a 49.840.873.014 pesos. La oferta que llevará el gobernador es un mix entre dinero en efectivo y bonos.

Con la presencia de representantes de distintos sectores del arco político, el gobernador Miguel Lifschitz presentó esta mañana la propuesta que llevará al presidente Mauricio Macri para que la Nación pague a Santa Fe el monto adeudado por coparticipación, en atención al 15 % indebidamente retenido durante la gestión kirchnerista, y que por fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación el gobierno central debe devolver.

Para la provincia, la cifra acumulada y actualizada al 30 de junio, según tasa activa del Banco Nación, trepa a 49.840.873.014 pesos. La oferta que llevará el gobernador Lifschitz es que la Nación pague en efectivo 15 mil millones de pesos, a razón de 625 mensuales durante dos años (2018 y 2019). En cuanto a los 34.840 millones restantes, se acepta su pago mediante títulos, que la Nación debe emitir y con vencimiento o cancelación hasta dentro de 40 años.

El acto convocado esta mañana estuvo encabezado por el propio mandatario provincial, el vicegobernador Carlos Fascendini, el ministro de Economía Gonzalo Saglione y el fiscal de Estado Pablo Saccone -quien reseñó la historia de la deuda y la pelea judicial.

En el auditorio se encontraban dirigentes del radicalismo, como los diputados Mario Barletta y Hugo Marcucci y -en representación del intendente José Corral- el secretario general de la Municipalidad Carlos Pereira; del justicialismo, como los senadores nacionales Omar Perotti y María de los Angeles Sacnun y los diputados Silvina Frana y Eduardo Seminara; del PRO, como el diputado nacional Luciano Laspina; del Frente Renovador, como los diputado nacional Alejandro Grandinetti y Vanesa Massetani; del PDP, Ana Copes; del socialismo, Alicia Ciciliani y los ex gobernadores Hermes Binner y Antonio Bonfatti. Otros, como los kirchneristas Marcos Cleri y Josefina González, enviaron adhesiones.

En la presentación, las autoridades provinciales aclaran que lo que se pide que se pague en efectivo representa el 0,3% de los gastos totales anuales de la Nación, en tanto que la parte a cubrir en títulos supone un 0,8 % del stock de la deuda nacional, con lo cual afrontar este compromiso judicialmente ordenado no supondría una afectación de las finanzas del gobierno central.

Por otra parte, se especificó que el 13,4 % de lo que se reciba irá a municipios y comunales. El resto, de acuerdo a la ley de Presupuesto, será destinado a gastos de capital.

La cuestión federal

Lifschitz agradeció a todos los presentes y explicó que realizaba la convocatoria “con responsabilidad, para que nos ayude a encontrar una solucion y no nos obligue a ir otra vez a la Justicia”.

“Esperamos encontrar una salida razonable. Nos pidieron que tuviéramos paciencia, y nos pareció que era oportuno. Pero cuando parecía que se iban a encauzar (las tratativas), las circunstancias políticas y económicas hicieron que el tiempo pasara y la solución no apareciera”, argumentó el mandatario.

El gobernador dijo que al elevar esta propuesta, “más allá de los recursos, discutimos algo vinculado al federalismo en la república”, y cuestionó a “los gobiernos nacionales que, de manera unilateral, le sacaron plata a las provincias durante años. Con esto pretendemos ayudar a abrir un debate profundo sobre la autonomía de las provincias y el federalismo”.

Una dura batalla

La historia reciente de la negociación con el gobierno central por la deuda generada a partir de la coparticipación detraída de manera indebida se remonta a los últimos días de la gestión de Antonio Bonfatti, en 2015, cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló a favor de Santa Fe en el marco de la presentación que seis años antes había motorizado el por entonces gobernador socialista, Hermes Binner.

Ya en la gestión de Miguel Lifschitz en la provincia y de Mauricio Macri en el país, comenzó un diálogo que derivó, incluso, en la conformación de una comisión técnica y mixta entre ambas administraciones. En ese marco se debía acordar, primero, el monto de la deuda; y después, el modo de pago. Pero no hubo avances; sólo un par de reuniones y varias promesas de que Nación elevaría una propuesta que hasta la fecha no existió.

Así transcurrió el tiempo. A más de un año y medio del fallo, Lifschitz consideró que la tolerancia de Santa Fe ya estaba casi al límite. Allí empezó a madurarse la idea de retomar el camino judicial, lo cual implicaría que la provincia debería precisar el monto que pretende cobrar sin posibilidad de consensuarlo con Nación. Finalmente, se decidió una apuesta más al diálogo, construyendo una propuesta de pago que tuviese el mayor respaldo político e institucional posible.

Memoria

El ex diputado provincial Mario Lacava recordó que “la base jurídica argumental del fallo de la Corte en favor de la devolución del 15% de coparticipación para ANSSES lo dio el ex gobernador justicialista Jorge Obeid, cuando en el año 2005 se negó a firmar la prórroga de la ley que disponía ese descuento”. Muchas provincias adhirieron a la prórroga, excepto Santa Fe, San Luis y Córdoba.

Hermes Binner realizó, primero, gestiones administrativas para presionar a la Nación y exigir la devolución del 15%; finalmente tomó la decisión de iniciar juicio a la Nación, en un planteo político y jurídico que acompañaron los ex gobernadores Obeid y Reutemann.

El precandidato a Diputado Nacional, Luis Contigiani, sostuvo que “todos los santafesinos estamos esperando que se cumpla el fallo de Corte. Gran parte de ese dinero se coparticiparía a municipios y comunas. Por eso hay muchos intendentes y presidentes comunales interesados en que haya una propuesta de pago, ya que van a ser los primeros beneficiados”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *