Lluvias: el escenario sería peor que el de abril, aunque más focalizado

El departamento más afectado es Castellanos con 150.000 hectáreas anegadas y la cuenca láctea vuelve a sufrir como en 2016. Advierten que el servicio de energía está “comprometido”. Prorrogan la emergencia agropecuaria 180 días

Las primeras estimaciones sobre el daño provocado por las lluvias, colocan al departamento Castellanos como el más perjudicado con 150.000 hectáreas afectadas. Le siguen los departamentos San Jerónimo, San Martín y Las Colonias. A medida que pasan los días, se suman algunas zonas de Rosario y de La Capital. Al norte la situación parece más aliviada, ya que hasta el momento sólo se registran algunas complicaciones en el departamento San Cristóbal, aunque se sigue monitoreando de cerca su evolución, teniendo en cuenta que el evento climatológico no ha terminado.

Los suelos no pudieron soportar cuatro días consecutivos de lluvia. Caminos rurales intransitables dificultan las tareas de la Empresa Provincial de la Energía que no puede levantar los postes caídos y reponer el servicio eléctrico en algunas zonas. Las precipitaciones afectan a los cascos urbanos de pequeñas localidades que se encuentran rodeadas de campo y que empiezan a recibir el agua que no alcanza a escurrir por los desagües.

Desde el Ministerio de la Producción señalan que la situación es similar a la del año pasado, aunque se encuentra más focalizada. El fenómeno de lluvias es más intenso que el de abril y mayo del 2016 pero afecta seriamente (por el momento) a cuatro departamentos, mientras que las lluvias del año anterior afectaron a los 19 departamentos de la bota.

La Comisión de Emergencia Agropecuaria se volvió a reunir este miércoles y la provincia decidió prorrogar la emergencia para el sector. La misma regía hasta el 31 de diciembre de 2016. En tanto, desde el gobierno esperan su homologación a nivel nacional para que los damnificados puedan gozar de los beneficios impositivos y postergar algunos vencimientos bancarios.

Del encuentro, realizado en la sede del Ministerio de la Producción, participaron referentes de diversas organizaciones que representan al sector productivo, quienes reclamaron por cuestiones estructurales a resolver, algo que desde la cartera productiva reconocen.

El secretario de Lechería, Pedro Morini, manifestó: “En la zona afectada, la situación es peor que la del año pasado. Vamos a ver cuál es la realidad cuando baje el agua”.

Daños

Todavía no existe ninguna estimación sobre las pérdidas, pero se debe tener en cuenta que el fenómeno climático aún no ha terminado y los daños podrían ser peores. Igualmente, advierten que otra vez el sector tambero es el más afectado. “No hay duda. El tambero es el más perjudicado. Además, el impacto fue en el corazón del departamento Castellanos, el que más tambos tiene”, afirmó el funcionario.

Morini informó que funcionarios de primera línea del gobierno nacional se comunicaron con sus pares santafesinos para ponerse al tanto de la coyuntura. En este sentido, consideran que la homologación de la emergencia será automática y que la ayuda del gobierno central llegaría. El funcionario reconoce que faltan obras de desagües, canales, alcantarillas, puentes y de infraestructura eléctrica. No obstante, recuerda: “Tenemos un megaproyecto en la provincia. Hay cosas que se están haciendo y otras por comenzar. Recién ahora nosotros tenemos presupuesto para afrontar estas obras. Las obras no se hacen de un día para otro”.

Para el secretario de Lechería no alcanza con solo “mirar al cielo, sino también el suelo” y añadió: “Muchas cosas hemos hecho mal para que esto ocurra. El cambio en el paradigma de los cultivos hace que también ocurran estas cosas”.

Fuente: Diario Uno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *