Médico del 107: “La situación fue más dura de lo que yo la vi en el momento”

Pablo Verrone, médico del servicio de emergencias Sies 107, fue uno de los profesionales que acudió a la terrible escena del pelotero El Castillo, donde un hombre de 38 años asesinó a puñaladas a su expareja. Hoy, dialogó con Infoteve y brindó detalles de lo sucedido.

Este fin de semana la ciudad vivió dos lamentables hechos que provocaron gran conmoción. Uno de ellos ocurrió el sábado a la tarde, cuando la expareja de Nadia Gisela Schachner de 37 años se presentó en su trabajo y la asesinó tras discutir con ella. El viernes ya habrían ocurrido problemas entre estas personas que motivaron la presencia policial en el domicilio de la mujer.

Pablo Verrone, médico del 107, fue uno de los primeros en asistir a la escena y narró lo sucedido en la primera edición de Infoteve: “El sábado, aproximadamente a las 16:00, recibimos un llamado al 911 porque en Colonizadores al 300 había sucedido un hecho y había una persona herida de arma blanca. Al llegar al lugar notamos una escena bastante diferente a la que estamos acostumbrado, mucha gente alrededor, observando la escena, muchas caras de angustia y preocupación, gritos, gente corriendo”

“Delante de un auto rojo, vimos un masculino que estaba acostado sobre el asfalto de la Avenida Colonizadores del lado que va hacia Ruta 6. Estaba ensangrentado, con un brote psicótico, o mejor dicho, con una excitación psicomotriz importante al llegar con la ambulancia y al bajarnos con mi equipo de salud, sale una persona mayor que me grita que vaya adentro del salón porque había una señora que necesitaba atención urgente y ahí tomo conocimiento que se trataba de dos víctimas las que estaban en el lugar”, explicó el médico.

“Hasta ese momento yo pensé que se trataba de un asalto, porque no teníamos bien la confirmación de qué era lo que estaba sucediendo, al ver la puerta de acceso que estaba totalmente rota, los vidrios adentro todo desacomodado con sillas y cosas por todos lados, yo pensé que se trataba de un asalto que se había perpetrado ahí”.

Verrone relató la escena que encontró al ingresar al lugar: “Sobre el piso, acostada, encontré a la femenina; de contacto y a primera vista, noté heridas múltiples, sangre en su cuerpo y constato el óbito inmediato, que se produce por la cantidad de heridas punzantes que tenía, presumiblemente por arma blanca, pero no logro individualizar la cantidad”.

“Lamentablemente, damos como óbito a la chica y salimos para dar atención al muchacho que estaba con una excitación psicomotriz muy difícil de controlar, ya sea física como verbalmente, en ningún momento pudimos establecer con él una charla o un diálogo solamente se expresó a los gritos durante todo momento, ustedes son dueños de imágenes que son muy chocantes, que en el momento no parecían así pero ahora escuchándolos desde otra perspectiva, ya más calmo, me doy cuenta de que la situación fue más dura de lo que yo la vi en el momento”, confesó el médico.

El profesional también aseguró que “no había chicos en el local, había unas tres o cuatro personas mayores y la víctima en el piso, yo no vi ningún chico adentro del pelotero”.

Atención con fuerte custodia policial

“Cuando uno trata una escena con víctimas múltiples, hay que priorizar la atención de acuerdo los recursos que tenés, por eso cuando bajo de la ambulancia hago una primera evaluación del masculino y como se movía y hablaba lo califiqué como vivo y me voy a atender a la otra chica, que califico como óbito y debo volver a atender al chico, que es el que sigue en prioridad. Al salir, recuerdo una señora mayor que me pide por favor que atienda a otras persona que estaba en estado de shock, pero como yo ya estaba ocupado y la verdad que este chico necesitaba atención, le digo a la señora que en una segunda instancia teníamos que atender a las personas que estaban en estado de shock. No se les negó la atención, pero uno tiene que priorizar, de acuerdo al recurso que tiene, a las personas que va a tratar”, explicó el médico.

En cuanto a las heridas que presentaba el  agresor, Verrone señaló que “aparentemente él se autoinflingió estos cortes, tenía una herida en cuero cabelludo, aparentemente por un golpe; una herida en el cuello, a la altura de la yugular izquierda, no tan profunda que no comprometió grandes vasos del cuello; y una herida punzante a la altura de la tetilla izquierda, muy profunda, más de 10 o 15 centímetros, pero no ingresó dentro del tórax y no comprometió órganos vitales, sino que se desplazó entre los músculos. Si esa herida hubiera estado dentro del tórax estaríamos hablando, probablemente, de la muerte de este muchacho”.

“Lo trasladamos siempre bajo una fuerte custodia policial, se hizo presente en el Samco el señor jefe de la departamental y bajo la supervisión de ellos le realizamos radiografía y exámenes complementarios y debido a la necesidad de certificar la profundidad de la herida del tórax y del cuello decidimos trasladarlo al Hospital Cullen para la realización de evaluaciones más complejas. Este traslado también fue hecho bajo fuerte custodia policial” repitió Verrone.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *