Melincué trabaja a destajo en las defensas amenazada por más lluvias

Melincué. Si bien el agua bajó varios centímetros, el clima no era el ideal, y se teme por las consecuencias de una sudestada, que podría causar más daños.

La pequeña comunidad de Melincué trabajaba ayer a destajo para reforzar las defensas y evitar un nuevo avance de la laguna. Si bien el agua bajó varios centímetros y se sigue trabajando en los terraplenes, el clima no era el ideal y se esperaban para hoy algunas lluvias que, si vienen acompañadas de vientos del sur, podrían generar una sudestada que es la que tanto daño hizo sobre las endebles defensas de la laguna.

Decenas de personas se involucraron en el trabajo de rellenar bolsas con arena, que eran colocadas detrás del hotel casino; precisamente el anillo de contención que días atrás había cedido.

El movimiento de camiones y camionetas fue incesante. La mayoría abocados al traslado de la arena desde un predio ubicado en el ingreso al pueblo. El tramo a recorrer era de varios kilómetros por la anegada ruta 90 hasta llegar al canal nivelador. Desde allí varias lanchas y un imponente anfibio del Ejército trasladaban los bolsones con arena que previamente había llenado en el pueblo.

No faltaba nadie. Había vecinos, empleados del casino, personal del Ejército, de Vialidad Nacional, de Hidráulica provincial, de Defensa Civil, bomberos, cadetes de policía y empleados de la comuna. Todos detrás del mismo objetivo: ganarle la batalla al tiempo y llegar antes de que la lluvia y la sudestada vuelvan a hacer de las suyas.

“La comunidad lucha desde hace 25 días para tapar con bolsas de arena las deficiencias de las defensas construidas sobre la ruta 90 entre febrero y marzo de este año”, dijo el mandatario comunal Gabriel Rébora, quien anunció que el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, lo citó para hoy, a las 18, en la Casa Rosada. “Esperamos que esta gente nos escuche y nos ayude, porque muchas veces nos sentimos solos y sin ningún tipo de ayuda de la provincia”, dijo el mandatario.

Mientras tanto, ayer desembarcó en la comuna Ariel Maitenú Araujo, de la Dirección Nacional de Respuesta del Ministerio de Seguridad de la Nación, quien aportó detalles de los trabajos que se están realizando. “Hoy se están realizando tareas de reforzamiento del anillo que rodea a la localidad. Asimismo, se realizaron tareas de reforzado con piedras y bolsones de arena en la ruta 90, y en este preciso momento tenemos trabajando en simultáneo dos bombas arroceras y una electrobomba sumergible para sacar el agua que se encontraba dentro del casco urbano”, resumió el funcionario.

Según indicó, en Melincué había ayer 25 efectivos del ejército que “llegaron con diversos elementos y un camión anfibio en el que se cargan y se distribuyen de a 200, las bolsas con arena que llenan los efectivos policiales y los colaboradores y que se distribuyen en los lugares de las defensas que se han marcado como críticos. También tenemos ocho personas de nuestra Secretaria de Protección Civil y en estas horas el presidente comunal está reunido con el subsecretario del Ministerio del Interior, Juan Carlos Morán y funcionarios de Recursos Hídricos de la Nación”, indicó .

“Hoy, mi preocupación es la protección de la vida y los bienes de las personas, y aunque las condiciones generales mejoraron, sabemos que hay anuncios de lluvia. Los evacuados efectivos son cinco, en tanto que los autoevacuados suman 50 personas”. También destacó Maitenú que el nivel del agua se encuentra en descenso gracias a las bombas arroceras que funcionan ininterrumpidamente”. Al respecto, el gobernador Miguel Lifschitz destacó que la provincia “no ha requerido asistencia” al gobierno nacional para paliar la crisis producida en Melincué por el desborde de la laguna, y aunque dijo que “toda ayuda es bienvenida”, señaló que la provincia “garantiza totalmente” los trabajos para paliar los efectos del desborde.

“Todo lo que ha sido asistencia a la población en Melincué ha sido cubierta por la provincia”, dijo el mandatario provincial, y aseguró que “tenemos presencia permanente desde hace cuatro semanas y estamos a la expectativa de lo que pueda suceder con el clima”.

Fuente: La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *