Dos menores debieron ser asistidos por accidentes en piletas

Durante el fin de semana, se reportaron dos casos de accidentes en piletas con menores. Afortunadamente no hubo que lamentar víctimas, aunque los niños debieron ser asistidos por personal médico. Recomendaciones a tener en cuenta

Los chicos aman la temporada de verano por muchos motivos. Vacaciones, juegos al aire libre y días enteros en la pileta son algunos de los motivos. Sin embargo, los más pequeños no llegan a comprender el peligro que significa el agua. Este fin de semana, dos menores debieron ser asistidos luego de sufrir incidentes en piletas.

Mario Monguzzi, chofer del sistema de Emergencia 107, confirmó que fue “un final feliz. El día sábado a la tarde los chicos recibieron un llamado de emergencia por un bebé que se cayó a una pileta y acudieron junto a la Policía, pero los familiares decidieron llevarlo por sus propios medios al Sanatorio”

Según superior luego, el pequeño se encontraría bien de salud. Sin dudas, el episodio podría haber terminado en tragedia. Y para evitarlas, es importante tener todos los recaudos necesarios.

Consejos

Si se cuenta con una pileta (cualquiera sean sus dimensiones) es importante tomar una serie de recaudos para evitar accidentes con menores.

Si es posible, cubrirla de manera segura. Si no está cubierta o cercada, no permitir que los menores se acerquen solos. Si permanecen o juegan en cercanías de la pileta, que lo hagan siempre en compañía de un adulto.

La vigilancia deben realizarla adultos, que sepan reaccionar en caso de accidente. Un hermano mayor que cuida del menor no puede ni debe hacerse cargo de una responsabilidad tan grande.

En caso de no poder cercar o cerrar las piletas, y sin adultos responsables que puedan vigilar a los chicos, es preferible vaciar las piletas y cualquier recipiente que pueda significar un peligro para los más pequeño. Siempre es mejor prevenir.

Monguzzi recuerda que los peligros de ahogamiento no sólo existen en caso de piletas, ríos, lagunas o cualquier lugar con abundante agua, sino también con recipientes pequeños. “Hay chiquitos que son curiosos y meten la cabeza en un balde. Que no tengamos que lamentar víctimas porque un chiquito se ahogó en un balde de 20 litros”, señaló.

¿Qué hacer en caso de accidente?

En caso de que algún niño (o cualquier persona) sufra un accidente en el agua, lo ideal es que sea asistido por un adulto con conocimiento de RCP. Y aunque no se cuente con esos conocimientos, es importante reaccionar lo más rápido posible.

“Es importante realizar el llamado a través de un celular marcando *107 (asterisco 107). La llamada entra directamente en el Hospital y el operador despacha la ambulancia”, explicó.

“En caso de que haya más de un familiar, que uno trate de hacer la reanimación y otro llame a la ambulancia lo más rápido posible para que podamos acudir y ayudar”, concluyó.

Mirá la nota completa:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *