Michlig le pide a la Nación la Emergencia del Sector Lácteo

El legislador sostuvo que los tamberos viven una crisis terminal. “Así como se le bajó las retenciones a la minería, hay que salvar al sector lácteo”, remarcó.

Felipe Michlig, senador por el Departamento San Cristóbal, expresó que “Argentina es el país que más cara tiene la leche en góndola y que menos le paga a los productores. En alguno momento hay que clarificar qué tajada se lleva cada uno en la cadena de valor. Hoy, los que peor la están pasando son los tamberos. Seguimos produciendo 11 mil millones de leche por año (8 millones para el mercado interno y sólo 3 para el externo)”.

Además, Felipe Michlig agregó que “en los últimos 10 años se cerraron más de 4000 tambos en el país; hoy, Santa Fe tiene 4130 tambos. Se cerraron la misma cantidad de tambos que hay en nuestra provincia que es la líder en producción. El Gobierno nacional tiene que declarar la emergencia del sector y trabajar en sintonía con el gobierno provincial. Hay que evitar que nos ocurra lo mismo que pasó con la carne. Así como se le bajó las retenciones a la minería o se aporta parra Aerolíneas Argentinas, hay que salvar al sector lácteo. Estamos en una crisis terminal”.

“Para dejar de perder, los productores deberían recibir 3,8 pesos por litro de leche (hoy reciben 2,4 pesos por litro). Las industrias también la están pasando mal. Tenemos que salir a colocar leche al mundo. Ahora, mientras tanto, hay que sostener al sector. Los tambos generan muchísimos puestos laborales y vida económica en los pueblos”.

 

Los subsidios actuales son insuficientes

Si bien los subsidios dispuestos por el actual Gobierno Nacional de $ 0,40 por litro de leche, hasta una producción de 3.000 litros por tres meses ayudan parcialmente a paliar la situación, son insuficiente en orden a la magnitud de la crisis del sector.

Por ello –explicó el senador Michlig- entendemos que debe declararse la emergencia del sector, profundizar las medidas de apoyo coyuntural; y elaborar una política estructural para el sector, para dar solución a los problemas de fondo y garantizar la sustentabilidad de la cadena de valor de la lechería argentina”.

“Es necesario arbitrar políticas de estado para que la sobreoferta de productos terminados en el mercado local puedan ser colocados en los mercados internacionales y descomprimir así la situación de asfixia existente. De lo contrario, en poco tiempo se observarán más cierres de tambos y despidos en las empresas industrializadoras”, concluyó el senador por el departamento San Cristóbal, Felipe Michlig.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *