Misión cumplida: La caravana entregó tus donaciones, rancho por rancho

Ayer llegó la caravana que entregó rancho por rancho las donaciones que realizó nuestra ciudad. La pobreza se agudiza cada día más en el monte y la faltante de agua causa estragos en la zona. Los chicos celebraron la llegada de las golosinas. A pesar de la lluvia y de las altísimas temperaturas, se pudo entregar todo lo donado. Agradecemos a cada uno de los voluntarios que trabajaron incansablemente en el monte y a las personas que con su donación hicieron posible esta misión.

Ustedes hicieron posible una nueva Misión. Todo lo que usted con tanto esfuerzo acercó a nuestro canal, llegó a destino. En el monte, la gente esperaba ansiosa la llegada de los camiones. Todos los colaboradores trabajaron desde las 8:00 de la mañana hasta las 19:00, de forma ininterrumpida durante todos los días y así se logró descargar toda la mercadería donada. Un esfuerzo tremendo de una gran equipo, que poniendo el cuerpo y el alma hicieron posible la entrega.

En el impenetrable, el equipo encontró un panorama desalentador. Lo más triste fue ver a la gente, mayores y menores, llorando para recibir los alimentos y pidiendo agua.

Hacemos lo que podemos

Tras el regreso, Ricardo Feijó, de uno de los colabores del equipo, brindó detalles sobre esta nueva misión: “El tiempo nos perdonó. Llegamos el domingo a la tarde donde termina el asfalto. Nos quedamos ahí a pasar la noche para entrar de día al campamento. Gracias a Dios, secó rápido y pudimos entrar al monte”.

En cuanto a la distribución de la mercadería, Ricardo explicó que el equipo tenía una prioridad: “Fuimos a donde el año pasado no pudimos llegar por lluvias. Fue el primer lugar donde fuimos porque esa gente se había quedado sin harina, sin alimentos, sin nada y nos estaban esperando. Eran unas 80 familias. A la noche se nos vino la tormenta de vuelta pero gracias a Dios pudimos entregar todas las cosas”.

El colaborador señaló que año tras año, “las familias son siempre las mismas y necesidades igual o peor. Nunca los vas a encontrar mejor. Es triste pero es así, siempre los chiquitos desnutridos, no tienen para comer, ahora no tienen agua. Pasan uno tormentones pero llueven 4 o 5 milímetros y se están quedando sin agua… nos pedían”, lamentó.

“La realidad es triste. Hacemos lo que podemos”, dijo muy emocionado.

La caravana pudo cumplir con su objetivo y repartir rancho por rancho todo lo donado por la comunidad. “Fuimos donde teníamos que ir, a entregar los medicamentos a las salas. Medicamentos llevamos muchísimos, a eso se dedicó el doctor Elena y Escudero. Se dejó en todos los ranchos”, explicó.

Nos pedían agua

Un hecho que angustió al equipo fue la notable falta de agua en el monte. “Nos pedían agua. Hay gente que hace siete, ocho kilómetros a buscar un bidoncito de laguna. Hay algunas que ya se secaron, años atrás no se secaban nunca. Es el único agua que tienen, es agua que toman los animales; los chanchos, los caballos, todos los animales que andan por el monte”.

Y sin agua, la gente del impenetrable debe soportar las inclemencias del tiempo: “El domingo nos tocaron 49 grados y en el medio del monte se siente muchísimo más, es terrible”, aseguró Ricardo.

Pero a pesar de la angustiante situación, toda la caravana vivió un momento especial junto a chicos y grandes cuando compartieron golosinas y choripanes: “Cuando hicimos los panchos, les dimos 900 choripanes, es algo increíble. De las golosinas ni hablar, se desesperan porque es una vez al año que comen golosinas, después no comen más”.

¿Último viaje?

Y ante la recurrente pregunta, Ricardo se mantuvo cauto: “Vamos a ver, siempre se dice que es la última, pero no creo. Cuándo venía, el doctor Elena me llamó para decirme que la próxima nos vamos a organizar distinto, es así… él se vino un día antes porque no había lugar en el monte para dormir, pero trabajó muchísimo”.

“Gracias a todos los que donaron, a la gente que donó los choricitos, los jugos, la gaseosa que llevó; fue espectacular”, concluyó, ya muy emocionado.

2-de-junio-4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *