Los municipales no acataron la conciliación obligatoria y paran 48 horas

Los trabajadores municipales no acataron la conciliación obligatoria. El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social la había dictado en el conflicto planteado por la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram) y los municipios y comunas de la provincia.

En un comunicado oficial del gobierno se informa que la conciliación obligatoria, que rige desde este martes y por el plazo de 15 días hábiles (hasta el día 29 de noviembre), fue adoptada en función de lo solicitado por intendentes y presidentes comunales, a partir de las medidas de acción directa definidas por Festram.

En tal sentido, y a los fines de abrir una instancia de diálogo entre las partes, se fijó una audiencia para el próximo jueves 17 de noviembre, a las 11:00 horas, en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Municipales no acataron la conciliación obligatoria

A pesar de lo dictaminado por el Ministerio de trabajo, los gremios municipales siguen adelante con la medida de fuerza y no hay actividades ni hoy ni mañana jueves.

Dario Demaría, de APM, explicó por qué no acatan la conciliación obligatoria. “Lo que pasa es que es muy poco el tiempo para terminar de juntar a la gente de la Federación, ponernos de acuerdo y avisar a todas las comunas. El paro ya estaba decretado y se siguió”.

Según explicó Demaría, los gremios decidirán esta tarde si continúan con la medida de fuerza o no. En cuanto a las consecuencias que podrían tener por negarse a acatar la conciliación dictada por el Ministerio, aseguró: “¿Qué consecuencias? Más de las que ya tenemos no vamos a tener. El salario nuestro cayó un 15 por ciento. Más consecuencias de las que tenemos encima no podemos tener. Los compañeros lamentablemente están pasando un momento muy malo y si no se revee esto va a ser muy difícil poder seguir”.

En cuanto al futuro cercano, aseguró: “Vamos a continuar con esta lucha, tenemos que conseguir un bono también”.

“Tendrán que sacar de algún lado porque la culpa no es de los trabajadores. Se cierra una paritaria con una inflación que no paró, siguen aumentando los combustibles, todavía no tocamos piso… seguimos cayendo”.

Ayer, el gobernador Miguel Lifschitz aseguró que para las provincias es imposible pagar un bono de fin de año. Y ante esto, Demaría dijo que “tendrán que sacar de algún lado porque la culpa no es de los trabajadores. Se cierra una paritaria con una inflación que no paró. Peor de lo que estamos no podemos estar“.

En cuanto a los objetivos de las medidas de fuerza, el dirigente señaló que buscan que “por lo menos que nos empiecen a escuchar, tratar de que nos escuchen. Acá no hay otra alternativa que aparezca un dinero para los trabajadores. Es imposible con el tema de las tarifas, con todo, necesitamos comer, necestiamos vivir. Es imposible pedirle a un trabajar que vaya a su lugar de trabajo”, argumentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *