“No me quiero morir”, el desesperado pedido de un chico que espera un trasplante de corazón

Bautista Caballero, de 14 años, está en emergencia nacional desde hace cuatro meses; los papás venden rosarios para subsistir porque son de Trenque Lauquen y tuvieron que dejar sus trabajos.

Bautista Caballero tiene 14 años y está en emergencia nacional debido a una miocardiopatía. “No me quiero morir”, dijo durante una entrevista y apeló a la solidaridad de la gente para encontrar un donante de corazón que le permita seguir con vida. “Necesito que tomen conciencia porque yo ya estoy muy cansado y veo cosas que son horribles, no me gustaría estar más ahí viendo esas cosas”, dijo el adolescente.

El adolescente se encuentra en emergencia nacional a la espera de un trasplante de corazón que se hará en el Hospital Garrahan.
La familia, oriunda de Trenque Lauquen, está desde febrero en la ciudad de Buenos Aires a la espera del órgano. “Entre todos fabricamos rosarios y los vendemos y gracias a dios estamos subsitiendo con eso”, contó el papá, Adrián.

Un corazón,  con urgencia

Yanina Suárez, mamá del adolescente, advirtió la urgencia de dar con un órgano compatible “porque la medicación que le están suministrando es muy agresiva”.

“Hoy, Bauti está más contento que nunca, porque a raíz de que salimos en los medios, Marianela, una nena internada hacia 3 años y conectada a un corazón artificial, anoche recibió su corazón”, relató Yanina Suárez.

“Entonces -continuó- Bauti anoche se dio cuenta de que nada es imposible”.

En ese marco, la madre del adolescente resaltó la cantidad de personas que necesitan un trasplante y advirtió sobre la importancia de decir que “hay vida después de la muerte”.

Fuente: Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *