Otra vez el humo: “Mi señora sufre de asma, estuvimos a las corridas porque no podía respirar”

Nuevamente el barrio La Orilla sufre los efectos del incendio de la nueva cava. Osvaldo Fretes, encargado del lugar, dijo hace días que los focos ígneos son generados por personas extrañas que solo hacen daño. Miles de vecinos sufren el humo que afecta a gran parte del norte de la ciudad.

Desde hace semanas, los vecinos de La Orilla deben soportar el intenso humo que provocan los incendios en la nueva cava de la ciudad, ubicada en 26 de mayo y Rivadavia: “Desde el sábado que estamos soportando esta humadera. Anoche nos tocó el viento del este y se nos vino hacia la zona urbana; hoy hicimos un reclamo en el Municipio y dijeron que estaban trabajando en ese tema”, señaló un vecino del lugar.

Y tras los reiterados incendios, agregó: “Están diciendo que son los chicos los que están prendiendo fuego pero yo creo que no”.

“Desde que inició la cava es un incendió atrás del otro, es continuo el humo. Anoche fue el incendio más grande que hubo; me desperté a la madrugada y me vi con todo el humo dentro de la casa, y es algo que no se va así nomás y para ventilar tenés que esperar a que amanezca”, explicó el hombre.

Leer más: Incendios en la cava: El encargado acusa a menores de provocar los problemas

Pero más allá de los malos olores y de la incomodidad que sufren todos los vecinos del barrio, el humo afecta la salud de los más vulnerables y constituye un peligro para todos: “Mi señora sufre de asma y anoche estuvimos a las corridas con ella porque no podía respirar. Hoy cuando los chicos se fueron a la escuela, entre la niebla y el humo era insoportable, no se podía ver, más el humo que tenía un olor muy fuerte, no se veía ni a dos metros“.

Otro vecino del lugar aseguró que el humo invade las viviendas, a pesar de maneter las averturas cerradas: “Yo cerré la ventana porque venía olor feo y se llenó todo de humo. No sé que se puede hacer porque no se sabe quien lo quema, empezó ayer a la tardecita, es un humo como una droga y queda todo el olor en la ropa y dentro de las piezas”.

“Te hace llorar, algo tienen que hacer; que la clausuren o no sé, desde la otra semana que hay incendios”, denunció.

Y a pesar de su preocupación, el hombre señaló que no quiere tener problemas “ni con el dueño de la cava ni con la Municipalidad, lo digo como ciudadano porque yo vivo en el barrio La Orilla y me siento esperancino”.

Finalmente, otro hombre que vive en la zona también señaló que la mezca de humo y niebla puso en riesgo a la población: “Yo hice dos cuadras y no se veía nada, tenía miedo de chocar. Esto no es para sacar mano, sino para que pare esto, para que pongan algún control, no sé que se puede hacer”.

“Mi señora tiene mal de chagas, una enfermedad que viene del norte, y tiene problemas respiratorios. Anoche tuve que prender el ventilador porque no podría respirar”, señaló el vecino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *