Padre Tadeo: “Lo grave es que los papás en lugar de educar a los chicos están preparando la previa”

Más drogas y alcohol. El representante legal y rector del Colegio San José, Padre Tadeo Giza fue contundente al referirse a la relación de los jóvenes y la nocturnidad. Cuestionó el rol de los padres que buscar ser compañeros de sus hijos y no ponen límites.

El sacerdote participó este martes del programa Enfoques, de Play Televisión, donde se explayó sobre el problema de los adolescentes y la nocturnidad en nuestra ciudad: “No podemos negar que va aumentando permanente el consumo de alcohol y de drogas y eso se persive en la conducta de los chicos”, dijo.

“Los chicos que van al boliche cuentan como son las cosas, pero lo grave es que parece que la previa ya no es un tema menor porque los chicos ya van al boliche alcoholizados y lo grave es que los papás en lugar de educarlos están preparando la previa, comprando el alcohol… yo cuando escuché esta cosa me agarraba la cabeza”, aseguró con la sinceridad que lo caracteriza.

“Hoy día, muchos papas no son adultos, hay una cultura adolescente. Los papás no son capaces de poner límites, son compinches, compañeros. En una cultura donde no hay normas, el chico evidentemente elige siempre lo mejor”

El sacerdote también mencionó que “desde la municipaldiad hay un proyecto de ordenanza que se está haciendo (…) hay normativas muy buenas, excelentes en cuanto a la venta de alcohol, los horarios, el cuidado, la seguridad. El problema son los mecanismo para hacer cumplir la norma; una cosa es elaborar algo y otra es llevarlo a la práctica, y creo que en esto fallamos mucho”.

“Voy a dar un ejemplo, en marzo, una mamá mandó una carta al Colegio y ponía cosas realmente impresionantes. Decía que quedó espantada viendo como los adolescente de 15 años, por la mañana, caminaban por la mitad de la ruta, no eran uno o dos, sino cincuenta, borrachos”, señaló.

“Si hablamos de la fiesta de 15 años, a mi me encanta, pero hoy en día en lo que yo disciento y no estoy de acuerdo que ya no es una fiesta, lo más grave es que hay pocas fiestas de quincieañeras en la que no haya alcohol. Los chicos me dicen que si no hay alcohol no va nadie, por eso los papás que organizan lo compran y son fiestas alcoholicas. Es un tema muy serio para hablar”, concluyó el sacerdote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *