Por desnutrición, falleció una nena wichi en el norte de Salta

Vivía en La Medialuna, cerca del paraje Dragones. El médico no la tenía registrada con bajo peso. En la provincia hay unos 2.000 niños con esta patología.

La muerte de una nena de dos años, oriunda de la comunidad wichi La Medialuna, puso en evidencia la vulnerabilidad a la que están expuestos los niños del interior de la provincia. El hecho ocurrió el 21 de abril, pero sólo en los últimos días tuvo repercusión en algunos medios nacionales.

La pequeña Brenda, de 2 años, falleció como consecuencia de desnutrición. Nancy Choque, su madre, lamenta también la muerte de otro de sus hijos en 2008, Fernando, que también murió por problemas alimenticios.

“Brenda primero tuvo diarrea y vómitos. La llevaron al hospital y le dieron jarabe. Se puso bien con eso y después tuvo tos y fiebre. Después la mandaron a Orán y allí falleció”, contó su mamá. Dijo, además, que la pequeña ya no comía: “No teníamos para darle ni leche“.

El certificado de defunción apunta a la desnutrición como un factor determinante en la muerte de la pequeña. Facundo Orozco, profesional médico del centro de salud de Dragones, asegura que el bajo peso era consecuencia de la enfermedad que tuvo: una gastroenteritis infecciosa y una infección respiratoria aguda. “Yo no la tenía registrada como paciente con bajo peso”, dijo

El certificado de defunción que se conoció por medios periodísticos locales indica que el diagnóstico del fallecimiento fue “broncoaspiración, gastroenteritis aguda infecciosa, trastorno metabólico, desnutrición”. El ministro de Primera Infancia de la provincia, Carlos Abeleira, aseguró que la desnutrición es una realidad de la provincia y que el problema de fondo es la pobreza estructural en el interior. Aseguró que hoy “hay 2.000 niños con bajo peso y en control nutricional“.

Además, confirmó que “hay otros casos graves”, en seguimiento, aunque no detalló cuántos. “No basta con discutir si murió o no de desnutrición y el peso que tenía la nena. Hoy falleció una niña y somos todo responsables, y lo asumimos”, expresó el funcionario provincial.

Según el Ministerio de Primera Infancia, “la familia no estaba desamparada”. “Estaban dentro de los esquemas sociales que tiene actualmente la provincia, como ser la tarjeta Aipas (ex tarjeta social), estaban dentro del esquema móvil alimentario y recibían la asignación universal por hijo, más los controles de los agentes sanitarios, que fueron en enero y marzo”, dijo el funcionario.

Abeleira sostuvo que el peso de la pequeña, que estaba registrado en las planillas de los agentes sanitarios, indicaba que no estaba con bajo peso. Con ello reafirmó que la cobertura de la zona con agentes sanitarios existe. Ante la descripción de la pobreza estructural de la misión wichi en la que vivía Brenda junto a su familia y la del departamento San Martín indicó que la realidad del departamento es que tiene una superficie de 25 mil kilómetros cuadrados, 5 veces más grande que Capital, y que tiene 30 mil habitantes.

“Hay parajes que son de una sola vivienda con cinco o seis personas. Hay cuestiones relacionadas con la falta de agua potable y otras dificultades. Es una realidad de gran parte de las localidades del departamento“, sentenció. Las obras dependen, según Abeleira, de que se cumplan las promesas hechas por el Gobierno nacional.

“Estamos ilusionados con el mensaje nacional de la generación de 4 mil puestos de Primera Infancia. Se está hablando de hacer una inversión muy fuerte en temas de fondo, como son el agua, las cloacas, la luz y mejoramiento de viviendas”, sostuvo.

Según comentó el funcionario, como mínimo, los agentes sanitarios deben hacer cuatro visitas al año a las familias que controlan, en especial a los chicos. “En los casos vulnerables van con mayor asiduidad. El tema es que se haga un replanteo global de la situación del agente, que se lo vea con otra integralidad”, aseguró. Para esto se intentará digitalizar las planillas e implementar sistemas de alerta para dar asistencia más rápida a los niños vulnerables que desmejoren.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *