San Cayetano ayuda: La comunidad religiosa donó alimentos para la Misión al Impenetrable

La comunidad religiosa del barrio Este volvió a colaborar con la Misión al impenetrable. Donaron cientos de productos alimenticios que fueron recolectados durante las misas del fin de semana.

“Todos los años en agosto se pide siempre alimentos para Impenetrable. Y con la ayuda de San Cayetano, con esta novena que se hizo desde el 29 de julio al 7 de  agosto que terminó con una fiesta hermosa, con tres misas, a la mañana, a la tarde y a la noche y la procesión que fue a la tarde hubo mucha gente, todos colaboraron con alimentos“, señalaron desde la institución.

“Hay unos 930 productos que queremos destinarlos al Impenetrable, donde sabemos que hace falta y que tenemos la certeza de que llega todo lo que mandamos. Por eso la gente confía y ha aportado, además de rezar por pan, paz y trabajo, ayuda a sus semejantes.  Estamos contentos y agradecidos por toda la comunidad que se acercó a San Cayetano, no solamente del barrio sino de toda la ciudad y de otras localidades”, agregó.

“Damos gracias y pedimos bendiciones para todos, a ustedes queremos pedirles que no dejen todavía, por ahí se cansan, pero nosotros esperamos que sigan yendo. No sé Escudero, pero Dios le mandó al Espíritu Santo que lo va a guiar.

Por su parte, Juan Escudero aseguró “que las palabras están todas dichas, San Cayetano nunca nos abandonó, siempre estuvieron presententes y este año es uno de los más difíciles que no ha tocado. Allá existen cantidad de chicos que están descalzos, sin comida, sin nada, por eso insisto tanto en seguir haciendo esto”.

Faltan alimentos, medicamentos y calzado

Escudero volvió a reiterar que hoy, lo que más se necesita son alimentos: “Lo único que tenemos es lo que nos ha entregado esta iglesia, por eso doy agradecimiento a toda la gente que los trajo, porque esto es la participación de tanta gente que confía porque sabe que lo que entregaron llega a los más pobres y que lo van a poder aprovechar”

También aprovechó la ocasión para expresar su “agradecimiento inmenso a toda la Comisión de la Iglesia, a toda la gente que trabajó atrás de esto y a San Cayetano que orienta a lo fieles”.

“No tenemos más que la harina que quedó del año pasado, y lo que necesitamos es alimento, medicamentos, calzado que es lo más importante. Ropa no porque es mucho lo que llevamos durante tantos años y puede tirar unos años más, pero lo que nos falta es alimento”, hizo hincapié.

“La desesperación es llegar allá y ver los ranchos vacíos, no ves un paquete de harina, leche ni hablemos porque eso no existe. Nosotros lo que hacemos año tras año es tratar de cubrir a esas familias que no podemos abandonar”, agregó.

“Teneos unas 400 familias que están esperando septiembre u octubre, que llegan los camiones e ingresan al monte, saben que les llega el alimento. Nos queda solamente un mes, así que seguimos pidiendo ayuda y agradecemos a toda la gente que ha trabajado y que hayan tenido la confianza de saber que lo que me dan en mano yo lo entrego al rancho”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *