SanCor afronta difícil situación financiera

El balance cerrado la semana anterior arrojó pérdidas por 1.527 millones de pesos. Por cada litro de leche procesada pierde 1,56 pesos.

La crisis de la lechería no alcanza sólo a los tamberos, sino también las plantas industriales se ven seriamente afectadas. Un caso muy concreto es el de la cooperativa SanCor, la mayor de todo el país, cuya sede central se encuentra en la vecina ciudad de Sunchales, cuyo balance cerrado días pasados arrojó una pérdida de 1.527 millones de pesos, siendo el peor de su historia iniciada en 1938, superando en 316% la pérdida declarada en igual lapso del año pasado, la cual había sido de 367 millones.

En realidad, la empresa de Sunchales no arroja ganancias desde 2012, pudiéndose mencionar un dato clave: en este momento está perdiendo 1,56 pesos por litro de leche procesada, recordándose que los tamberos a través de sus distintas organizaciones coinciden en señalar que la leche que producen y entregan a las distintas usinas procesadoras, les significa una pérdida de 1 peso por litro.

Entre la variedad de razones por las que se llegó a esta situación se citan el desplome de los precios internacionales, la sobre oferta del mercado interno, una pesada deuda de arrastre, el retraso cambiario y la suba de costos internos. Pero hay algo más de fondo, ya que en el caso de Mastellone, la fabricante de la marca La Serenísima, las pérdidas en igual periodo siguen siendo elevadas (de $ 140 millones) pero se redujeron 23%.

Una diferencia entre ambas empresas es que mientras SanCor intentó mantener los precios pagados al productor, Mastellone no tuvo empacho en bajarlos. “El problema histórico de SanCor es que nunca se hicieron las reformas de fondo que se habían prometido”, evaluó un dirigente lechero, que supo pertenecer a la enorme cooperativa fundada en 1938. Desde esta mirada, nunca se encaró un ajuste estructural para modernizar la estructura de negocios.

“De esa manera no sólo se consumieron los dólares aportados por Venezuela en 2006 sino también los US$ 150 millones obtenidos por la venta del negocio de sus leches infantiles a Mead Johnson Nutrition, en 2012. En este contexto, vuelve a sonar fuerte la posibilidad de que la cooperativa deba desprenderse de otro sector rentable de su estructura (el más apetecible es la fabricación de yogures y postres), o algún otro esquema de capitalización, incluso desde alguno de sus principales acreedores”.

Se recuerda que una década atrás, SanCor pasó por un momento financiero sumamente delicado, llegándose incluso a mencionar que podía pasar a manos privadas, y que uno de los interesados que se mencionaba era el multimillonario financista húngaro George Soros, lo cual finalmente quedó en la nada cuando Néstor Kirchner y Hugo Chávez acordaron un salvataje, consistente en la venta de leche en polvo por parte de la cooperativa al país bolivariano, significando un ingreso de 86 millones de dólares y más ventas acordadas para los años siguientes.

Directivos de SanCor se reunieron la semana anterior con el vicejefe de Gabinete del gobierno nacional, Gustavo Lopetegui, y con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó solicitando una ayuda que finalmente no se pudo concretar, según dijeron algunas fuentes. Una de ellas fue el ex titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, a quien se señala como uno de los gestores del encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *