La inflación en Santa Fe fue 1,8% en enero y la suba en alimentos no cede

En Santa F, la suba en alimentos no cede. Los precios de la canasta alimentaria siguieron en alza. Tomates, naranjas y carne, los que más subieron. También aumentaron “otros bienes y servicios”.

La inflación en Santa Fe alcanzó el 1,8 por ciento en enero y acumuló en forma interanual una suba 25,7 por ciento, motorizada por la evolución del rubro “otros bienes y servicios”, esparcimiento y alimentos y bebidas, este último de fuerte incidencia en el Indice de Precios al Consumidor (IPC).

Los datos, que ayer difundió el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) muestran que los precios crecieron el mes pasado en Santa Fe al mismo ritmo que a nivel nacional, que difundió la semana pasada el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

Según el Ipec, el aumento de precios que muestra el nivel general del IPC de Santa Fe, fue motorizado por la suba de “otros bienes y servicios” (4,4 por ciento). Un rubro que según indica el organismo, incluye artículos de tocador, cigarrillos, servicios para el cuidado personal y demás. Pero además, la aceleración de precios respondió a un item estacional como esparcimiento, vinculado al período de vacaciones, que subió 2,7 por ciento el mes pasado.

Sin embargo, el dato más alarmante a la hora de analizar la inflación provincial es el que muestra el crecimiento de los precios en el rubro alimentos y bebidas. Es el de mayor incidencia en el nivel general de precios, que el mes pasado creció 2,2 por ciento, por encima del promedio.

En tanto, los rubros de atención médica y gastos para la salud subieron 1,5 por ciento; transporte y comunicaciones aumentó 1,4 por ciento; indumentaria, 0,9 por ciento; vivienda y servicios básicos, 0,9 por ciento; equipamiento y mantenimiento del hogar, 0,8 por ciento, y educación, 0,7 por ciento.

Alimentos para arriba

En el segmento de alimentos y bebidas, las subas más pronunciadas se dieron en el tomate redondo ( 27,8 por ciento), la naranja ( 21,4 por ciento), la lechuga ( 16 por ciento), filet de merluza fresco ( 8,7 por ciento) y hamburguesas congeladas ( 6 por ciento).

En cambio, las bajas más destacadas fueron las de cebolla (-4,5 por ciento), papa (-3,2 por ciento), paleta (-0,7 por ciento) y carne picada especial (-0,4 por ciento).

El incremento de los precios se aceleró en el primer mes del año en todo el país y se convirtió en uno de los problemas centrales a resolver por el gobierno nacional. A tal punto que días atrás el Banco Central de la República Argentina (BCRA), decidió mantener en el mismo nivel las tasas de interés de referencia, cuando la expectativa era que pudiera comenzar con un proceso progresivo de bajas.

Además, la devaluación del peso, que sumó casi un 16 por ciento en dos meses, desde diciembre del año pasado, sumó presión a la decisión del BCR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *