Sancor en fase terminal: no se pagan sueldos y no tiene mercadería para distribuir

Sancor en fase terminal. Los trabajadores de la empresa láctea desesperan. Hacen paro y acampes en las plantas de Centeno, Gálvez y Santa Fe, y anuncian piquetes en la ruta 34 y en la autopista. Se cortó la cadena de distribución y de pagos de la empresa.

Los trabajadores de SanCor viven en estado de desesperación por el desplome del gigante lácteo. Los sesenta obreros de la fábrica de Centeno ‑una de las cuatro cerradas a principios de marzo‑ llevan 50 días de acampe sin respuestas. Sus 300 compañeros de la planta industrial de Gálvez comenzaron un paro por tiempo indeterminado. Y a partir de hoy, unos y otros, anunciaron piquetes en la ruta 34, a la altura de Centeno, y en la autopista Santa Fe‑Rosario, en la zona de Gálvez.

Es una situación terminal, no hay vuelta. No creo que esto siga mucho tiempo más. No hay mercadería para entregar y eso es lo grave. Llegamos a un punto terminal

Mientras que los 75 obreros de Santa Fe salieron a la calle para denunciar que la planta local y un centro logístico en Desvío Arijón están parados porque se cortó la cadena de distribución y de pagos. Uno de los delegados santafesinos, Cristian Alassia, dijo que “si no llega la ayuda económica” que se acordó con el gobierno de Mauricio Macri “la empresa no tiene forma de salir adelante. Es una situación terminal, no hay vuelta. No creo que esto siga mucho tiempo más”, advirtió.

Alassia dijo que los trabajadores de SanCor en Santa Fe no perciben su salario “desde hace un mes y medio”, que es lo mismo que les ocurre a sus colegas de Centeno y Gálvez. “La situación empeora día a día”. “Estamos totalmente parados” porque se cortó la cadena de distribución de la empresa. “Teníamos alrededor de 180 productos” para comercializar, “pero hoy sólo tenemos 16 en las cámaras de frío. No hay mercadería para entregar y eso es lo grave. Llegamos a un punto terminal” porque tampoco “hay productos en las góndolas” de los supermercados. “La situación es muy grave“, insistió.

“El futuro es incierto -relató Alassia‑; entre la empresa y el gobierno nacional se acordó un préstamo de 450 millones de pesos que hoy está frenado y no sabemos por qué no llega el dinero. Seguimos esperando el resultado de la negociación”.

Trabajadores desesperados, pueblos paralizados

Otro delegado de base, pero de Centeno, Claudio Ordoñez, dijo que los trabajadores de SanCor ya llevan 50 días de acampe frente a la planta de esa localidad. “Esto se complica cada día más porque no cobramos los sueldos. La verdad es que estamos en un estado de desesperación”, se sinceró. Y anunció que a partir de hoy saldrán a cortar la ruta 34, que pasa frente a la fábrica. “Lamentablemente, nos vamos a ver obligados porque no tenemos otro método” de protesta.

En tanto, los 300 obreros de SanCor en Gálvez iniciaron ayer un paro por tiempo indeterminado, organizaron el acampe frente a la planta y hoy se manifestarán en la autopista Santa Fe‑Rosario, donde repartirán volantes. El delegado sindical Eduardo Pitón, dijo que “la idea es hacer visible el reclamo” y estimó que el corte en la calzada “será parcial: el objetivo es llamar la atención porque esto se está poniendo cada vez más feo y complicado. Se cayó el arreglo con el gobierno y no están pagando los salarios, depositan a cuentagotas, se completa el mes y no llegamos a cubrir los gastos”.

“Acá tenemos que empezar a poner lo que hay que poner”, dijo Pitón por radio Eme. “Estamos enojados, no tenemos un peso, tenemos que andar pidiendo limosna a gente que nos ayuda con predisposición y buena voluntad y nadie nos garantiza que mañana no pase lo peor, que es la quiebra. Acá tenemos que cuidar nuestra fábrica, pero todos unidos”, dijo.

“Hace 12 meses que cobramos sueldos reducidos, y desde hace dos meses algunos compañeros no cobran nada. Nos costó tomar la decisión de ir al paro, pero no nos quedaba otra salida. No sé cómo va a terminar (la crisis), desde la empresa nadie nos da un panorama real de lo que puede llegar a pasar”.

A todo esto, fuentes citadas por El Litoral revelaron que se cortó la cadena de pagos de SanCor. Unos 200 productores tamberos dejaron de entregar leche en las plantas procesadoras. Y en el mes de abril, la empresa acumuló cheques rechazados ‑por falta de fondos‑ por casi 52 millones de pesos a tambos y proveedores en general. “No obstante, habría promesas de una pronta transferencia a quienes todavía no cobraron”. Así, mientras el frente financiero está complicado, comienza el malestar entre los trabajadores de la firma, que cobraron una parte de febrero pero nada de marzo.

Fuente: Rosario 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *