En el último año, seis argentinos se incorporaron a la pobreza por minuto

Seis argentinos se incorporaron a la pobreza por minuto. Lo reveló la Universidad Nacional de Avellaneda. Otro dato: la brecha promedio para salir de la pobreza creció casi dos puntos.

El trabajo registra el impacto de la devaluación en materia de pobreza, junto con otros indicadores sintomáticos del deterioro de las condiciones de vida.

Seis argentinos se incorporaron a la pobreza por minuto como consecuencia de la devaluación, reveló un informe elaborado por la Universidad Nacional de Avellaneda, publicada este lunes.

Otro aspecto sintomático de la foto de pobreza actual, tiene que ver con la brecha media de los hogares pobres. En solo dos años y medio, la brecha de ingresos promedio para salir de la pobreza creció casi 2 puntos, mientras que su paralelo en materia de indigencia aumentó 0,2 puntos.

Así, la brecha media de pobreza expresada en términos de salarios mínimos, pasó de 70,5% al 117,8% desde 2016 a la fecha, asegura el trabajo de la UNDAV.

El trabajo registra el impacto de la devaluación en materia de pobreza, junto con otros indicadores sintomáticos del deterioro de las condiciones de vida.

Los números derivados de la estadística pública marcan una caída de casi 13 puntos de poder de compra de los salarios sobre la canasta básica.

Esto determina un notable crecimiento de la pobreza, que consolida un promedio del 35,4%, con picos del 52,6% para niñas y niños de 0 a 14 años, y del 42,3% para jóvenes de 15 a 29 años.

La situación de pobreza extrema también se agudizó en estos años. Por caso, desde el segundo semestre de 2016 al primero de este año, se incrementó 1,6 puntos porcentuales, llegando al nivel del 7,7%.

La pobreza alcanza a más de 10 millones de personas y representa un crecimiento de más de 3 millones de nuevos pobres desde el 2017. En el caso de la indigencia, son más de 2 millones de personas que no llegan a cubrir la canasta alimentaria, representando un crecimiento de más de 500 mil personas en apenas 2 años

En Esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *