Tras una larga sesión, los senadores rechazaron la legalización del aborto

Tras una larga sesión, los senadores rechazaron la legalización del aborto. La iniciativa que llegó con media sanción de Diputados no fue aprobada en la Cámara alta: 38 legisladores votaron en contra, 31 a favor, hubo 2 abstenciones y 1 ausencia. Tampoco se trataron las propuestas que proponían la despenalización

Poco antes de las tres de la mañana, como broche de una maratónica sesión de quince horas, los senadores votaron el rechazo al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo que había llegado con media sanción de Diputados. Habrá que esperar para volver a debatir el tema, al menos hasta marzo que es cuando comienzan las sesiones del nuevo año parlamentario.

No hubo sorpresas, se mantuvieron los números que se especulaban desde el inicio de la jornada: fueron 38 legisladores en contra y 31 a favor. Hubo, además, 2 abstenciones y 1 ausente. Fuera del Congreso, acompañaron la vigilia grupos que apoyaban la iniciativa y otros que la rechazaban.

Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque de senadores del Partido Justicialista (PJ) había asumido pasado el mediodía que, aunque él estaba a favor de aprobar la despenalización del aborto, la iniciativa no iba a prosperar. “Hay una mayoría consolidada” en la Cámara Alta contra la ley, resumió.

De los tres senadores por Santa Fe, dos habían adelantado su voto. María de los Ángeles Sacnún a favor y Carlos Reutemann en contra. Durante su exposición la primera planteó, entre otras cosas, que considera que “la muerte por aborto clandestino es femicidio por omisión del Estado“.

El Lole prefirió no hablar. En tanto que Omar Perotti, quien llegó sin anticipar su postura, confirmó a su turno que se abstendría. A la vez, presentó una iniciativa para despenalizar el aborto e invitó a sus pares a debatirla en esta misma sesión, aunque finalmente no sucedió. Apenas terminó la votación, la sesión se levantó ya que los legisladores comenzaron a abandonar sus bancas.

La sesión comenzó una hora más tarde de lo previsto, a las 10.30, con 65 senadores presentes (de un total de 72). Aunque a la hora de votar fueron 71 los que estaban en sus bancas. La iniciativa que se debatió y rechazó es la que había obtenido media sanción en Diputados, en la histórica jornada del 14 de junio. Cabe destacar que en esa jornada histórica, todo indicaba que ganaría el “no” pero a último momento algunos legisladores cambiaron sus votos.

Este miércoles, la presidenta del Senado, Gabriela Michetti, identificada con el movimiento que rechaza la ley, no estuvo en la apertura del debate y llegó cuando había pasado una hora. Luego, sorprendió a las ocho de la noche cuando instó a los legisladores a redondear sus discursos para que la votación termine temprano. Dijo que se trataba de una recomendación por parte del Ministerio de Seguridad de la Nación, atento a la enorme manifestación en inmediaciones del Congreso. Si bien esas declaraciones indignaron a manifestantes que se encontraban reunidos pacíficamente en Plaza de Mayo, todo siguió como estaba previsto y se votó durante la madrugada.

Entre los muchos discursos, algunos se destacaron. Esteban Bullrich, por ejemplo, intentó comparar la Biblia con una máxima peronista y lanzó: “Encontrar los puntos en común fortalece nuestra democracia. Finalmente, entre dos principios como ‘ama a tu prójimo como a ti mismo’ y ‘para un argentino no hay nada mejor que otro argentino’, no hay tanta distancia”.

Por su parte, Rodolfo Urtubey generó controversia al asegurar que “la violación está clara en su formulación, aunque habría que ver por que hay algunos casos en los que no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, sino que a veces es un acto no voluntario con una persona que tiene una inferioridad absoluta de poder frente al abusado”. Luego salió a aclarar que no había querido decir lo dicho.

En tanto que fue aplaudida en redes la senadora Nancy González, quien confió: “Tengo que agradecer a los que me agredieron, a los que me pidieron que mate a mis hijas y a mis nietos porque me fortalecieron. Soy católica pero cuando me votaron, me votaron para que legisle para todos los ciudadanos argentinos”. Agregó: “Esta ola verde no la puede parar. No seamos conservadores, ¿qué estamos esperando? ¿Que venga otra generación a votar esto?”.

Aunque, sin duda, el discurso más esperado fue el de la ex presidenta Cristina Kirchner, quien habló a favor del aborto por primera vez, luego de no incluir el tema en agenda durante su tiempo en la Casa Rosada. La legisladora, además, hizo guiños al movimiento feminista, en particular a las jóvenes que “tomaron las calles”, si bien intentó a la vez que no se enfrentaran con la Iglesia.

Fuente: Rosario Plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *