Sin gas: “Las empresas como nosotros, si no crecemos desaparecemos”

Ante las afirmaciones de Gerardo Andreoli sobre el gasoducto que “pasó de largo por Esperanza”, consultamos con el empresario Roberto Gay sobre cómo repercute la limitación del suministro de gas en las industrias de la región.

Andreoli aseguró que el gasoducto, cuyo paso se realiza actualmente sobre Ruta 70, no beneficiará a Esperanza. Aunque el anuncio de su paso por la ciudad generó muchísima expectativas en el sector industrial de la zona, el gerente de Sapem asegura la ciudad no obtendrá ningún beneficio.

De ser cierta esta afirmación, las industrias de nuestra ciudad serían las principales perjudicadas: “La población de Esperanza es la más conectada del país a nivel usuario residencial y se siguen conectando casas y prácticamente ya no hay capacidad para conectarlas. Para el uso industrial, que es en segundo término, cada vez va a ver menos”, aseguró Roberto Gay.

“No se termina de entender que la Argentina no tiene gas, no tiene energía y si no hacemos inversiones importantes a mediano y largo plazo, no nos vamos a recuperar y el año que viene va a haber menos gas del que tenemos hoy”, sentenció.

En cuanto a la relación de este insumo con la industria, Gay explicó: “Esta es una empresa que si no tenemos gas no podemos crecer para nada. El mercado nos obliga a crecer porque los márgenes se achican y entonces hay que producir más, la idea es producir un 30 por ciento más entre el 2016 y el 2017, pero no va a ser factible porque la matriz energética argentina no da“.

“Lo que la gente no termina de entender es que la única forma es ahorrar y saber que lo que estamos usando lo estamos despilfarrando porque lo estamos pagando muy poco. La gente pagó el año pasado 39 centavos el metro cúbico de gas y debería haberlo pagado 3.65 y para el año que viene, debería pagarlo 5.10 y no sé cuánto vamos a estar pagando”, agregó.

Gay también se refirió a las medidas judiciales que frenan los aumentos en la tarifa de gas: “Todos estos amparos lo único que hacen es impedir que nos podamos desarrollar como un país confiable para que las inversiones vengan”.

“Las empresas como nosotros, otras lácteas vecinas y otras empresas importantes de Esperanza si no crecemos desaparecemos; la necesidad de la empresa es crecer siempre, si nos ahogamos vamos a todo lo que hizo significa. La situación nos preocupa y hacemos todos los esfuerzos con los organismos que corresponden para ver qué posibilidades hay de avanzar. Cuando hace mucho frío, nos avisan si la red corre riesgo y uno baja, porque baja la presión de todo el circuito y de esa manera se mantiene estabilizada la presión necesaria que tiene que tener la cámara inicial para que todo funcione normalmente”, señaló el empresario.

Y detalló: “Eso nos viene pasando todos los años, en los momentos de mucho, mucho frío especialmente en dos horarios principales, desde las 7:00 a las 9:0o horas, y a veces desde las 20:30 a las 23:00, que es el momento en que la población aumenta el consumo. En verano, Yerubá consume dos veces lo que consume la ciudad, mientras que en invierno, la ciudad triplica el consumo de la empresa; eso indica que es un consumo estacional”.

“Esa relación es invertida con la energía eléctrica, que en verano el consumo de la ciudad es altísimo por los aires acondicionados que va a colapsar también este verano si no tomamos conciencia. Así estamos hace dos años y es previsible que para el año 2017 sea peor“, concluyó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *