Toda Esperanza salió a pedir justicia tras el femicidio de Agustina

Toda Esperanza salió a pedir justicia tras el femicidio de Agustina. Hubo una masiva concentración en Plaza San Martín, que incluyó algunos roces entre las organizadores y algunas vecinas. Santa Fe, Rosario, Rafaela y Sunchales se sumaron a la protesta

Miles de personas marcharon la tarde del lunes por las calles de nuestra ciudad para reclamar justicia por el femicidio de Agustina Imvinkelried. Fue en la plaza San Martín donde, en medio del dolor y la angustia, los vecinos salieron a la calle para realizar un abrazo.

Los aplausos, los rostros compungidos y las innumerables pancartas alusivas al triste episodio se unieron en aplausos pacíficos, en un encuentro y pedido que juntó a familias enteras de Esperanza y de localidades vecinas.

“Nadie se preguntó cómo vestía el asesino”, “Vivas y sin miedo nos queremos”, “No es no”, “Justicia por Agustina”, “Somos el grito de las que ya no tienen”, “Que nacer nena no sea una condena”, fueron algunos de los lemas que se expresaron en carteles o consignas durante la marcha.

“Vinimos a acompañar y a expresar el dolor que sentimos como vecinos pero más aún como seres humanos. No queremos más femicidios. Hay que concientizar a todos y educar porque no se puede seguir así”, dijo uno de los vecinos que se movilizó.

La marcha se diversificó en distintos puntos de la provincia. A la misma hora que en Esperanza hubo masivas movilizaciones en la ciudad de Santa Fe, en Rafaela y en Reconquista, Rosario, entre otras.

Agustina Imvinkelried había salido a bailar el sábado por la noche y nunca regresó a su casa. Fue encontrada en un descampado con signos de violencia. El principal sospechoso, Pablo Trionfini se ahorcó en el garaje de su casa ubicada en calle Stein y Uruguay.

Roces en la marcha

Aunque el grito de “Agustina presente” unificó el dolor de todos los esperancinos presentes en la movilización, hubo ciertos roces cuando los colectivos organizadores de la marcha realizaron un discurso improvisado en las escalinatas de la Municipalidad.

Mientras las organizadoras trataban de explicar la necesidad de políticas públicas y de la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral para evitar más casos de femicidios, tres vecinas comenzaron a insultarlas de manera violenta para mostrar su marcada oposición. “Taradas, todas me dan vergüenzas, boluda”, dijo una, mientras otra les gritó “mugrientas”. De fondo, la gente sólo gritaba “Justicia”.

Un comentario sobre “Toda Esperanza salió a pedir justicia tras el femicidio de Agustina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *