La tormenta provocó voladura de techos, caída de árboles y postes de luz

La tormenta del primer día del año provocó importante inconvenientes en la ciudad, incluyendo voladura de techos, caída de árboles y postes de luz. Bomberos Voluntarios trabajaron arduamente para despejar los accesos a Esperanza.

Alrededor de las 7:00 del domingo 1 de enero, una fuerte tormenta de viento y abundante precipitaciones se produjo sobre nuestra ciudad. La caída de árboles de grandes dimensiones obstaculizó los accesos a la ciudad sobre Ruta 70 y una reconocida mueblería sufrió la voladura de su techo.

Un vecino de la zona este de Esperanza señaló que “hubo vecinos que han sufrido pérdidas irreparables, pero fue por franjas. Yo estuve en Santa Fe y había muchísimos árboles caídos, obstruían el paso total. El pino cortó la ruta y cortó un montón de árboles”.

Las chapas parecían cartones

El hombre aseguró que la fuerza del viento provocaba temor, pero que aún así, salió en medio de la tormenta en busca de su hija, que se encontraba en otro sector de la ciudad y no conseguía ningún servicio de remises. “A la altura de barrio Unidos veníamos por la ruta con bastante miedo y volaron dos chapas, parecían cartones… menos mal que atiné a frenar”, relató. Las chapas que atravesaron volando Ruta 70 pertenecían al techo de un reconocida mueblería de la ciudad.

El vecino también señaló que en el barrio “están todos alarmados por el tema del agua, todo el mundo ruega que no llueva tanto. Los caminos están intransitables, no se puede salir. Tenemos miedo cada vez que llueva que se repita un abril del año pasado”.

Bomberos trabajaron arduamente

En medio de la tormenta, y ante la caída de dos grandes árboles en los accesos a Esperanza por Ruta 70, los Bomberos Voluntarios fueron convocados a trabajar en el sector.

Oscar Zurita detalló que “alrededor de las 7:30 el viento provocó que se cayeran varios árboles en Ruta 70. Nosotros salimos a las 8:30 hacia ruta 70, hacia el este, a trabajar al Arco de la Colonización. Había un pino caído que obstaculizaba el tránsito“.

“Estuvimos 10 minutos y después fuimos hacia el lado de Humboldt donde, está el cartel de Buen Viaje. Ahí sí tuvimos casi dos o tres horas de trabajo. Había un eucalipto de grandes dimensiones cortando totalmente la ruta y esto hizo que tuviéramos que trabajar rápido, ya se había formado dos o tres kilómetros de cola de autos”, agregó.

Zurita destacó que contaron con la colaboración de Bomberos de Humboldt, “ya que nosotros no podíamos pasar para allá, para ver cómo seguía la ruta. Ellos vinieron verificando todo ese sector y sacando todo lo que molestaba en la ruta”.

Las únicas herramientas trabajando eran las de Bomberos. Tenemos dos motosierras nomás y eso hizo que se rompan las cadenas debido a la lluvia. Hoy las tuvimos que llevar a reparar para tenerlas lo más pronto posible”, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *