Valeria Müller, muy emocionada por competir en Esperanza en el Campeonato Argentino de Ciclismo

Valeria Müller, muy emocionada por competir en Esperanza. Después de 18 años, nuestra ciudad fue sede del Campeonato Argentino de Ciclismo en el que la esperancina obtuvo su 31° título entre un gran marco de público

La ciclista esperancina brilló este fin de semana, logrando medallas de oro y plata en el Campeonato Argentino de Ciclismo, que luego de mucho tiempo volvió a disputarse en nuestra ciudad. “Logré mi objetivo principal que fue la medalla de oro, el viernes en la persecución, delante de todo ese público hermoso. Estoy feliz porque pude demostrar lo que hago, lo que me gusta y obtener de nuevo para Esperanza la medalla de oro“, dijo Valeria.

“Fue emocionante ver las dos tribunas llenas, chicos que me alentaban, que me venían a saludar. Lo viví como un fiesta enorme, que el Club Ciclista realmente se lo merecía, porque han hecho un esfuerzo enorme para tener el velódromo así y fue algo que ellos necesitaban, un espectáculo así y se logró”, destacó la ciclista.

Valeria confesó que correr en la ciudad fue tan emotivo, que no sabía cómo podría influenciar en su desempeño deportivo. “Después de 18 años que corrí en Esperanza, fue algo muy emotivo porque no sabía cómo iba a responder delante del público y no pensé que iba a haber tanto público como el que había. Estoy feliz por eso, es una emoción muy grande. Fue un desafío para mí, tenía que ver cómo respondían mis emociones arriba de la bici“, explicó.

Estoy feliz por eso, es una emoción muy grande. Fue un desafío para mí, tenía que ver cómo respondían mis emociones arriba de la bici

Semillero esperancino

La ciclista relató que su sueño es formar una escuela de ciclismo en Esperanza. “Siendo corredora no me dan los tiempos. Sería bueno que alguien la inicie para pista y ruta, ya que Joaquín Cammisi hace la parte de mountain bike. Estaría buenísimo que se sumen, porque los chicos al ver el deporte. Había chicos muy entusiasmados y sería un buen semillero para Esperanza“.

Finalmente, Valeria agradeció a las empresas que la ayudan en su actividad, y sobre todo, a su familia. “A mi familia, a mis suegros que hicieron el aguante en el negocio, a Santi, a mis viejos…. Sin ellos no podría hacer a esto”, dijo muy emocionada, y entre lágrimas, agració a su marido, “que es el que me entrena y me ayuda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *