Vandalismo en el Parque de la Agricultura y en un negocio céntrico

Ocurrieron varios hechos de vandalismo durante el fin de semana, uno se produjo en el Parque de la Agricultura, y otro en un comercio ubicado frente al Colegio del Huerto.

Nuevamente, los actos de vandalismo se repitieron durante el último fin de semana. Autores ignorados provocaron daños en las zonas públicas del Parque de la Agricultura, mientras que en el centro, rompieron una vidriera a piedrazos; se cree que con intensiones de robo.

Una comerciante del Parque contó lo sucedido: “Esta vez no me tocó a mi, gracias a Dios, pero hay que reforzar. Los chicos tienen horarios raros, uno trabaja y se va a descansar; cuando vuelve se encuentra con la mala sorpresa”, señaló.

“Yo desde que tengo la alarma estoy un poquito más tranquila, pero he sufrido varios hechos, los chicos no paran. Esperanza está sufriendo una ola, no digo rara porque pasa en todos lados, pero para nosotros sí es distinta”, lamentó la mujer.

Muchos comerciantes de la ciudad sufrieron la rotura de vidrios y distintos daños en sus locales. Algunos, como la vecina que dialogó con Play Televisión, debieron enfrentar estos hechos más de una vez: “A mi la alarma me salva de un robo, me avisa, pero si te rompen un vidrio el daño ya está hecho. Yo acá he tenido que cambiar siete vidrios ya y es un costo que uno tiene que asumir porque el agujero hay que taparlo. Hay que venir fuera de horario, estar pendientes y estamos muy desprotegidos”.

La mujer también destacó durante los últimos días, se observa una mayor presencia policial en la zona: “Yo estoy viendo más presencia policial en moto que circulan por el Parque y también veo más los cuidadores que caminan por el lugar”.

Rotura de vidrios en el centro

Por otro lado, un negocio ubicado en calle Saavedra al 2100 sufrió la rotura de uno de sus vidrios. La dueña del local brindó detalles al respecto: “Es la primera vez que nos toca, fue a la madruga y la Policía no sabía donde llamar; por eso quiero agradecer a la chicas del Sanatorio que como me conocen llamaron insistentemente hasta que me localizaron”.

“Por suerte los vidrios son antirrobo y por eso la piedra lo único que hizo fue astillarlo. Para poder entrar tendrían que seguir trabajando; como vieron que no se rompió se escaparon”, detalló la mujer.

La comerciante aseguró que la piedra arrojada contra su negocio era “grandísima, de tamaño enorme. Por suerte hay una cámara del Colegio del Huerto que quizás haya tomado lo que pasó. Creemos que son chicos jóvenes que salen de los boliches un poco tomados y hacen estas cosas”.

Más allá del año, no pudieron entrar, no robaron pero un vidrio como esos es carísimo. Uno no lo puede entender y termina diciendo qué suerte que no dañaron a nadie y que no pasó a mayores”, lamentó la mujer.

“Acá estamos trabajando para seguir adelante, estamos en una sociedad donde hay más responsabilidad de la gente mayor que de los chicos, creo que pasa por ahí”, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *