Vándalos rompieron el piso preparado para el césped sintético de Alma Juniors

Cuando todo era alegría por la concreción de un nuevo logro para la institución, vándalos rompieron el piso preparado para el césped sintético de Alma Juniors. La institución deberá invertir más tiempo y dinero.

Este miércoles te contábamos cómo el Club Alma Juniors trabaja en la instalación del césped sintético y cómo esta enorme inversión iba a beneficiar a distintas disciplinas de la institución. Hoy, la noticia es que un grupo de vándalos rompió el piso y demoró las obras.

El presidente de la institución, Alejandro Marcuzzi, brindó detalles sobre la situación: “El miércoles fuimos a evaluar los daños de la tormenta y estaba todo perfecto, pero a la tarde lamentablemente entraron caminando dentro de la superficie lista y preparada para poder colocar la alfombra. Había llovido 50 mm, se hizo barro y se rompió. Quedaron huellas bastante profundas”.

Leer más: Alma Juniors prepara su cancha de césped sintético

“Desde el punto de vista técnico genera una demora para acomodar eso, más allá del factor económico que es mucho. Tenemos la gente de Forbex (la fábrica de césped sintético) en la instalación de la alfombra que no va a poder trabajar, no sólo por el tiempo sino también por este hecho vandálico que nos demora y nos lleva tiempo“.

Enojo

Marcuzzi explicó que para poder instalar el césped, la superficie debe ser absolutamente lisa: “Debe ser como una cancha de bocha gigante de 5.500 metros cuadrados, no tiene que haber ni un pocito, porque la alfombra copia de manera perfecta la superficie del piso”.

“Es un esfuerzo muy grande el que se hizo, el que se está haciendo y el que se va a hacer, muy grande. Duele, porque más allá de la cuestión económica o del tiempo, sufrir ese tipo de hechos duele. Esperanza no es más una isla y tenemos un montón de situaciones que se generan de esta forma”, agregó.

Sin embargo, señaló que “no somos la única institución o persona que sufre este tipo de cosas. En comparación somos bendecimos porque hay gente que sufre peores situaciones. No nos queremos hacer las víctimas ni mucho menos, por eso tratamos de no darle demasiada entidad, queremos seguir adelante”, aseguró.

Luego, manifestó que “perseguir a pequeños malechores sería invertir tiempo y esfuerzo que nos cuesta mucho en algo que no es provechoso. Queremos avanzar, nos levantaremos. Nos embroncó muchísimo, pero vamos a seguir adelante“.  Y detalló que no es la primera vez que ocurre algo semejante: “Cuando estaban los rollos de alfombra esperando ser colocados, más de una vez los cuidadores tuvimos que echar a chicos que les estaba pegando con palos, intentando romperlos”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *